Reforma-de-cocinas

El proceso de reforma de cocinas es emocionante, pero puede ser todo un shock para la rutina diaria de una familia. Uno no se da cuenta de lo mucho que usa su cocina hasta que ya no puede usarla. Estos son algunos consejos para ayudarle a usted y a su familia a sobrevivir a la renovación de su cocina:

  1. Reubique sus necesidades (también conocido como el «cajón de los trastos»)

Todas las familias tienen lo que se conoce como el «cajón de los trastos». En él se guardan cosas que se utilizan habitualmente, pero que no tienen un lugar concreto al que pertenecer. Bolígrafos, papel de borrador, pilas, cerillas, reglas, calculadoras, cinta adhesiva, imanes, pegamento, material escolar, gomas elásticas… ¡La lista continúa! 

Si este cajón está en tu cocina, asegúrate de mover esos objetos a un lugar más accesible mientras la cocina esté fuera de los límites.

  1. Crea una cocina temporal

Los dormitorios, los garajes, los lavaderos o incluso los baños de repuesto pueden servir. Utiliza tu nevera si necesita estar fuera de la cocina, o compra una mini nevera de pie barata. 

Añade un pequeño microondas, una cafetera o incluso un horno tostador. Piensa en las necesidades y en las opciones de preparación de comidas fáciles y sin complicaciones.

  1. El papel es tu amigo

Para una reforma de cocinas dirígete a la gran tienda local e invierte en un suministro de platos de papel. Asegúrate de pagar un poco más por los más resistentes. Los vasos y utensilios de plástico, las toallas y servilletas de papel también son una buena compra, junto con unas prácticas toallitas húmedas. 

¡Puede parecer un despilfarro, pero comer en vajilla desechable durante unas semanas es mejor que tener que lavar los platos sucios en la bañera!

  1. Planea cocinar al aire libre de forma saludable

Si aún no tiene una parrilla al aire libre, puede gastar tan sólo 40 dólares en una pequeña parrilla de carbón. Cocinar a la parrilla es rápido, fácil y puede ser saludable. Hay montones de opciones para cocinar a la parrilla: desde carnes hasta verduras, ¡incluso frutas! Esto evitará que te aburras o te quemes por comer las mismas cosas de forma habitual.

  1. Abastécete de alimentos congelados

Aunque no quieras comer cenas congeladas todos los días, es más barato y puede ser más saludable que pasar por el drive-thru. 

Incluye una ensalada preenvasada y coge algunas de esas prácticas bolsas para cocinar verduras al vapor en el microondas y tendrás una cena decentemente sabrosa, saludable y rápida (¡sin la cocina desordenada!)

Recuerda que la reforma de cocinas en promedio lleva de cuatro a ocho semanas. Puede que sea un poco incómodo, pero tomar estos pocos pasos adicionales hará que todo el proceso sea mucho más fácil para todos. 

Sea positivo y vea la luz al final del túnel: ¡una hermosa cocina nueva en la que usted y su familia disfrutarán cocinando, comiendo y pasando el rato durante años!